Y entonces descubrimos Belgrado

vivaban1

Primavera de 2013. Mi vida daba un cambio brusco por diferentes motivos en aquella época. Una ciudad nueva, distinta cultura y costumbres, distinta gente…pero la misma música de siempre en mi MP3. Había salido algún disquillo destacable en esas semanas, pero nada realmente remarcable o que me hiciera ponerlo varias veces. Pero de repente (aún no recuerdo bien cómo) descubro “El Invierno”, un EP que me entró rápidamente por los ojos y no tardé en escuchármelo a través de Bandcamp. Un trabajo firmado por unos tales Viva Belgrado, en aquel momento, completamente desconocidos para mí. Le doy al play y arranca “Catedrales” y digo, bueno, esto pinta bien, unas guitarras arpegiadas y pequeños arreglos de fondo, parece una buena intro para un disco de Post Rock. Pero de repente, pum!: gritos desgarradores, distorsiones, baterías rápidas y una letra que versaba lo siguiente:

Voy a sangrarte a hasta que no quede nada de ti, a romper tu corona.
Siento el vértigo clavarse en el diafragma: tu recuerdo es cal viva.
Y ahora, voy a lamer mi cicatriz en lo mas íntimo del dolor.
Brazos mellados para hacerme comprender que el cementerio no pasa por aquí.
Catedrales (El Invierno, 2013)

¿Mi primera reacción? Realmente no sabría explicarlo. Tenía unos conocimientos básicos sobre lo que era el screamo. Pongamos que, algo así como un hardcore emotivo de temas cortos y mucha zapatilla. Y por encima de todo, las voces. Voces que desprenden sufrimiento y dolor y que por lo general cuestan entender. Tenía bastante controlado a gente como Touché Amoré, Loma Prieta, The Saddest Landscape o Envy por citar algunos. Bandas que, aunque los entendidos me digan que no tienen tanto en común, para mi representaban una ola del hardcore que tiraba de momentos ambientales que tanto me han gustado siempre, entre sus bases rápidas y enérgicas. Pero era la primera vez que escuchaba una banda con características similares a las citadas anteriormente cantar en castellano y con un resultado tan positivo. Si que conocía a ¡Silencio, Ahora, Silencio! o Descubriendo a Mr. Mime, como bandas de screamo españolas pero éstas practicaban un estilo algo más punkarra, también conocido como emo-violence.

En cualquier caso, existieran o no con anterioridad bandas como Viva Belgrado, escuchar el “El Invierno” fue toda una revolución para mi cabeza. Eran la mezcla perfecta entre lo más bonito del Post Rock y la rabia más incontenible del hardcore. El yin y el yan de los sentimientos hecho música. Preciosismo y crudeza en un mismo tema, aunque sus canciones apenas durasen unos pocos minutos. Recuerdo que durante todo 2013 no había día que no escuchase ese disco. Y prácticamente, misma historia durante 2014.

Tus ojos son el frío atlántico, cubren mi cuerpo con escarcha.
Oh, reina de bruma, no alcanzo a ver tu rostro a través de la niebla.
El invierno es largo en Reikiavik, construyamos una catedral con fuego y sal,
hasta que nazca el sol de media noche para prenderlo todo.
Reykjavík (El Invierno, 2013)

En septiembre de 2013, se lanzaban a su primera gran gira por el Estado que incluía dos incursiones a Francia. Y en ese mismo año, anunciaban también que editarían en físico su primera demo y EP a través del sello japonés Tokyo Jupiter Records. Poco a poco se fueron haciendo grandes. En los círculos instrumentales gustaban por sus coqueteos con el Post Rock y en el otro extremo, parecía convencer también con tal propuesta. Consiguieron aparecer entre lo más destacado del año en numerosas webs, siendo número uno en esta misma casa, y superando a esa joya publicada por Deafheaven llamada “Sunbather”.

Luego llegó 2014, año en el que tocaba encerrarse en el local, componer su primer LP y en el que apenas hicieron alguna actuación por el sur y un concierto puntual en Berlin en el mes de mayo. “El Invierno” seguía sonando como si fuera la primera vez, pero había muchas ganas de escuchar nuevas composiciones de los cordobeses. Con motivo de su lanzamiento digital, a finales de noviembre, anunciaban una extensa gira en la que incluían numerosas fechas por Europa. “Flores, Carne” titulaban a este esperadísimo trabajo, de nuevo con llamativo artwork floral, que para nada te ayuda a adivinar el contenido del mismo. Otra vez más, optaban por una introducción tranquila y pausada, que no tarda en explotar al de pocos segundos.

Flor de carne que naces en mí
Nutre mis mares, anega mis puertos
“Yo no elegí vestir la herida”
En el pálpito de mis sentidos
Puedo sentir tu dulce sombra:
El barro corriendo por mis venas.
Báltica (Flores, Carne, 2014)

Este LP era el disco que les hacía falta. Viva Belgrado eran jóvenes, inquietos y muy currantes. Se habían ganado las buenas críticas a pulso y con este disco dejaban claras sus intenciones con el publico. Para quienes les conocíamos, sirvió para remarcar la idea de su grandeza, para los que no, fue toda una sorpresa dentro de la escena underground nacional.  Un trabajo que les ha posicionado en lo más alto de la escena hardcore y les a llevado tocar en festivales de renombre como el Osario Fest, AMF o Wombat Fest . Y todo a base de experimentar y buscar nuevas fronteras con su sonido.

La receta de este “Flores, Carne” era la misma: canciones que versan sobre sufrimiento, amor y melancolía, con la peculiar voz de Cándido como protagonista y sobre unas bases instrumentales más detalladas y directas. Canciones de corta duración, aparcando brevemente sus ramalazos post rockeros y haciendo de su sonido algo más personal si cabe. 32 minutos que se hacen cortos y te dejan con ganas de más. Pero lo suyo es la brevedad, lo bueno si breve dos veces bueno. Lo mismo que sus directos, que raramente pasan de los 45 minutos. Conciertos donde se dejan la piel sobre las tablas, la voz sobre el micrófono y ponen los pelos de punta al respetable.

En este 2015, se han centrado en tocar en todo aquel rincón donde se les presentase ocasión y en las últimas semanas del año, se volverán a lanzar a la carretera en la que posiblemente sea una de sus últimas giras hasta la edición de su nuevo trabajo, esperado para la primera mitad de 2016. Una ocasión perfecta para ver a Viva Belgrado en uno de sus mejores momentos. Seguro que alguna de estas citas te pilla cerca:

viva_banner2

**Keep an Open Mind en colaboración con Nunca Más! y MiusicHole Recs os presentamos a Viva Belgrado en Bilbao el próximo 3 de noviembre. Más info: https://www.facebook.com/events/1672737733013503/

Deja un comentario

Top