Crónica: Exquirla en Murcia

// 4 de noviembre de 2017
// Sala Gamma, Murcia
// Exquirla + Lagartija Nick

El pasado sábado cuatro de noviembre tuvimos el placer de presenciar en directo las actuaciones de Exquirla y de la mítica banda granaína Lagartija Nick dentro del ciclo de conciertos Momentos Alhambra Música. Prácticamente imposible entonces que el espíritu de Enrique Morente no merodeara por la zona, recordándonos aquella obra magistral (“Omega”) que firmó junto a la banda de Antonio Arias allá por 1996. Y es que resulta bastante complicado no filtrar inconscientemente el proyecto de Toundra y El Niño de Elche a través de esta obra, dadas las similitudes. Ante tal panorama, Exquirla –sin caer en la comparación directa- tenía ante sí la difícil tarea de defender una propuesta que, como mencionamos, tiene un precedente indirecto y tangencial de dimensiones colosales. Su primer largo, “Para quienes aún viven” (2017) funcionaba perfectamente en estudio y era el momento de ver qué tal lucía en directo.

Exquirla toma el escenario. La sala se derrite lentamente a través de unas palabras, las de E. Falcón, que resuenan proféticas y graves, empujadas por unos Toundra que se presentan obstinados y sólidos desde el primer momento. Suena “Canción de E”.

Tal y como aparece en el disco, acto y seguido comienza a sonar “Destruidnos Juntos”, un corte en el que ya sí se nos muestra un Niño de Elche muy a la altura de los temas también en directo, habiendo abandonado la linealidad spoken del primer tema. La parte más intensa del tema suena de repente mágica, alcanzando en directo una intensidad mayor si cabe.

El resto de temas se van sucediendo con alguna variación respecto a la secuencia del disco (y algún descarte, como es el caso de “Contigo”). La magia de la que hablábamos se desvanece en algunos momentos puntuales del transcurso del concierto. Pesa entonces demasiado el frío y el final de un tema se mezcla sin remedio con el comienzo del siguiente. Y quedas irremediablemente un poco fuera.

Aunque poco nos dura el despiste. La banda aprovecha un breve descanso para presentarse y anunciar el par de temas con los que finalizará el concierto. Nada menos que “Un Hombre” y “Canción de Amor de San Sebastián”.

El primero de los temas empieza, con la crudeza de su lírica y la potencia de alguna de sus partes, a abrir una grieta emocional colectiva que explota ruidosamente con “Canción de Amor de San Sebastian”. La banda irradia sangre, redención y luz arropada por el hálito oscuro y profundo de la pluma de T.S. Eliot, en una interpretación sublime del único corte que no aparece en el disco. Culminan con ese último portazo sonoro una actuación excelente a pesar de los pequeños altibajos que comentábamos.

Un descanso de unos veinte minutos y es el turno de Lagartija Nick. La banda se presenta con su formación original, encabezada por un Antonio Arias a la voz y el bajo. En poco más de una hora presentan un repertorio compuesto por temas de toda su discografía, como “Mapa de Canada” o “La Leyenda de los Hermanos Quero”, y algún que otro nuevo tema que serán incluidos en un nuevo disco en el que anunciaron andaban trabajando.

No sé si es el tremendo desacierto de haber programado antes a Exquirla que a los granaínos (dada las características de sendas propuestas), pero el caso es que me cuesta conectar con el repertorio de estos últimos. Discrepancias estéticas –algo- subjetivas a parte, el pop-rock de tono ligero de los granaínos parece enganchar únicamente a los fieles a la banda. Un dicharachero Antonio Arias, sin embargo, me despierta un poco del letargo al jalear al público, en un momento entre tema y tema, a favor de las tan luchadas obras para el soterramiento del AVE a su paso por la ciudad de Murcia.

Salgo de la sala con una sensación confusa. Por un lado, la narrativa de Exquirla, cuyas cotas de epicidad, profundidad y crudeza quedan más amplificadas si cabe todavía por la potencia del directo. Por otro, unos Lagartija Nick que, aunque fueron muy efectivos en su repertorio, pagaron de alguna manera la atmósfera tan pesada que habían conseguido instaurar los primeros.

Texto: José Joaquín Sánchez Ríos (epesdepeapa / La Josephine)

Deja un comentario

Top