Categorías
descubrimos

DESCUBRIMOS: el tobogán shoegaze de Arima

Para seguir dando forma a nuestro regreso, recuperamos una sección imprescindible. Y qué mejor manera que con el que ha sido uno de los mejores descubrimientos que he hecho en este fatídico 2020. Arima es el proyecto personal de Paule Bilbao, surgido en 2018 bajo la premisa de plasmar sus necesidades vitales y sentimientos mediante canciones. El pasado año, grababa junto a Josu González y Gontzal Bilbao (al bajo y batería), su EP de presentación bajo la batuta del maestro Karlos Osinaga (Lisabö) con el que daban comienzo a un extenso calendario de actuaciones, que se ha visto interrumpido por el dichoso virus.

«Metamorphosis» da cabida a 4 cortes donde un oscuro shoegaze distorsionado toma protagonismo, bailando entre diferentes intensidades y ritmos. Melodías etéreas que van construyéndose minuto a minuto sobre las que apoyar líneas vocales con mucha presencia y personalidad que emanan desesperanza y pesimismo. Un proyecto atrayente tanto para oídos acostumbrados al embrujo de Chelsea Wolfe como para el más clásico y ambiental que tire hacia Slowdive.

El único punto negativo del redondo, si es que se puede sacar alguno, su duración. Se nos hace terriblemente corto. Llegamos a «Beso(ak)», completamente dentro de su universo, y nos topamos con el «hit» o al menos, su tema más pegadizo y, en mi opinión, más representativo de lo que es Arima. Una canción de cierre, que se inicia con dos minutos de spoken-word en euskera y que termina despegando con un pegadizo estribillo. Lo malo es que tras él, la mente nos traslada de nuevo al mundo real. En tiempos de incertidumbre y pánico generalizado como el que vivimos, «Metamorphosis» consigue conectar con nuestro yo interior y hacernos reflexionar. La banda sonora perfecta para estos días de cuarentena.

2 respuestas a «DESCUBRIMOS: el tobogán shoegaze de Arima»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *