El enésimo asalto de Toundra

La incursión de la música instrumental en el ámbito underground de los últimos años ha sido uno de los sucesos que más hemos comentado por estas páginas. Keep an Open Mind siempre ha intentado ser una de las voces que narre la revolución de un estilo misterioso, del que pocos aciertan a la hora de poner una fecha de nacimiento global,pero que nadie duda en fijar un momento de conquista del territorio nacional. Si que es verdad que, aunque no tuvieron un impacto tan notorio, siempre estuvieron ahí bandas como Segunda Apnea, 12twelve o From above, in the mountain, de indiscutible calidad musical tiempo antes, pero quizá les falló el ser contemporáneos con una etapa en la que otras escenas dominaban el underground. Y todo fue así hasta que llegaron ellos.

toundra_n

Toundra han sido no sólo una revolución en el panorama instrumental patrio, sino, bajo mi punto de vista, una revolución en la forma de entender la música independiente. Han logrado llamar la atención de audiencia completamente diverso. Meter en una misma sala a público metalero, indie, hipster e incluso rockero de toda la vida, no es algo que se vea muy a menudo. Y todo esto es posible gracias a lo que entiendo como una fórmula secreta. Toundra son como la Coca-Cola, muchos intentarán seguir sus pasos, pero se quedarán a medio camino.

Ellos no han inventado el Post Rock en este país como ya hemos dicho al principio, de hecho, ni se sienten relacionados con una etiqueta que es más bien la prensa quién se la pone. Pero han hecho que mucha gente descubra el término por primera vez y más importante, han hecho que los locales de ensayo de media España se llenen de bandas sin cantante. Se ha generado un interés por el rock instrumental como no se había visto nunca. Y puede que me equivoque pero, sin duda, los causantes de todo esto han sido ellos.

Toundra son, de momento, la única banda de rock instrumental estatal que ha logrado hacerse un hueco entre la prensa más generalista de este país. Artículos en El País, ABC, El Mundo o incluso en la, cada vez más influyente Vice, son una muestra de, por una parte, una excelente maniobra de promoción y marketing, pero también del tremendo revuelo que ha provocado cada paso adelante que daban los madrileños. El momento culmen llegó al colocarse el Nº2 en las listas de ventas a principios de febrero de este año. ¿Quién lo iba a decir hace apenas 5 años?

Pero, Toundra no siempre estuvo en lo más alto. Y es que amigos, llegar ahí cuesta y hay mucho trabajo por detrás. Aún recuerdo su paso por la diminuta El Balcón de la Lola de Bilbao en 2010, con unas 50 almas en la presentación de su segundo trabajo. Por entonces, les editada y gestionaba el sello barcelonés Aloud Music Ltd. Grandes culpables de que el cuarteto se encuentre a día de hoy donde se encuentra. «(II)»  probablamente su mejor disco hasta la fecha, recibió unas cuantas y sobresalientes críticas por parte de la prensa musical online y empezaron su crecimiento.

En el verano de 2012, muchos esperábamos ansiosos la publicación de «(III)». Y aquí ya llegó la locura. Al de pocos meses de su lanzamiento ya se encontraban tocando y llenando la mayoría de salas en todas las ciudades donde iban a presentar su recién estrenado trabajo. En la capital bizkaina, pegaron el salto a un Kafe Antzoki con capacidad para más de 600 personas que prácticamente llenaron. En Barcelona, cerraron la primera edición del AMFest, con un concierto especial acompañados de orquesta donde reunieron a 1000 espectadores haciendo colgar el cartel de «No hay entradas»

Después, llegó el fichaje por Superball Music,de Century Media, uno de los sellos más relevantes de la música rock y metal a nivel mundial. Los seguidores se multiplicaron por 10, las giras europeas se contaban a par por año, y los festivales de todo el país se pegaban por incluirles en sus carteles. ¿Y todo esto, por qué?

Como ya hemos comentando, la buena labor de comunicación ha hecho su parte, pero nosotros, que somos unos románticos de la música, creemos en su ingenio para elaborar piezas como pocos saben hacer. Probablemente no sean los mejores músicos del país, ni siquiera de su barrio, pero al juntarse, logran dar forma a canciones como «Bizancio», «Requiem» o «Koschei», que son para quitarse el sombrero. Poseen una personalidad única en estos lares. Mezclan energía rockera, rabia, espiritualidad, misterio y fuerza. Y más importante, todas esas virtudes las llevan al directo, donde el público actúa de jurado y les ha puesto siempre la mejor de las notas.

El próximo 29 de agosto, vuelven a pisar Euskadi, por tercera vez en este 2015, tras su paso por el Wombat Fest y el Kristonfest. Y vuelven a ese Kafe Antzoki de Bilbao que recuerdan con tanto cariño y que les brindó una de sus mejores noches como músicos. Actuarán junto a los gernikeses Tooth, unos clásicos de la escena vasca. Las entradas las puedes adquirir a través del portal Ticketea.

Deja un comentario

Top